Casablanca espera superar las 8.000 cajas

La empresa familiar de Casablanca espera superar las 8.000 cajas este año y fortalecerse en el exterior con precios que alcanzan US$130 la caja.

La viña Lomalarga, ubicada en el valle de Casablanca, comenzó a vender sus vinos en 2005. El año pasado, la empresa de la familia Díaz, que está presente en 12 países, vendió 3.000 cajas y recién comenzando el año ya tiene pedidos por la misma cantidad. Por eso, Felipe Díaz, gerente general de la empresa, aspira a superar las 8.000 cajas vendidas. La idea de producir vinos surgió porque “queríamos desarrollar un negocio agrícola que se sustentara en el tiempo y me di cuenta que había un mercado interesante en vinos”, comentó Díaz.
Con precios de entre US$60 y US$130 la caja, la compañía exporta a 12 países, siendo Estados Unidos, Inglaterra y Brasil sus principales mercados. La apuesta es continuar abriendo nuevas oportunidades de negocios afuera y seguir creciendo en plantaciones. “Hay potencial para seguir plantando y produciendo vinos caros. Me di cuenta que hay un mercado interesante en vinos de alto valor”, explicó el gerente de Lomalarga.
La empresa, que cuenta con 147 hectáreas plantadas, exporta el 95% de sus vinos. “Es poco común lograr un equilibrio tan rápido. El desafío es mantener el negocio en el largo plazo con clientes sofisticados, que no tienen problemas de pago”, señaló Díaz.
Además, la viña comercializa cerca de 10.500 kilos de uva que se vende en promedio a US$1,3 por kilo. “En el valle de Casablanca, en general, los precios son altos, porque los suelos son mejores. También se nos ha reconocido el buen manejo de la fruta y gradualmente hemos podido ir subiendo el precio”, afirmó el empresario.

Noticias Anteriores
May
May