LA FAMILIA
El interés vitiviní­cola de la familia Díaz se remonta al siglo XIX

Don Manuel Joaquín Díaz Escudero Alvarez de Toledo, bisabuelo de los dueños de Loma Larga, trajo personalmente, en sucesivos viajes de París y Burdeos, cepas de esas tierras que plantó con asesorías de enólogos venidos también de Francia, en su predio agrícola “Chacra Victoria”, ubicada en un área al oriente de lo que hoy es la calle Santa Rosa de la ciudad de Santiago.

Con el sueño de mantener esa tradición vitivinícola, que llevó a sus antepasados a producir vinos de alta calidad, que exportaron a Europa, como se constata en la exposición de vinos en París en 1889, la familia inició la plantación de los actuales viñedos de Loma larga en 1999.

Previamente, ya en 1994 comenzaron los estudios de clima y suelos para entender el potencial del “Terroir” de Loma Larga.

Hoy en día la viña Loma Larga tiene la satisfacción de ser reconocida como líder en la producción en Chile de vinos tintos de clima frío.